NOTICIAS | NOVEDADES
Invitación a participar
Nos sumamos a la Colecta Anual Diocesana Ñemuasai

Como todos los años, el primer fin de semana de agosto se desarrollará la Colecta Anual Diocesana Ñemuasâi del 1%. En el contexto de pandemia, la iniciativa se desarrollará de manera virtual.

Las colectas son donaciones de los fieles para ayudar a cubrir las necesidades de la Iglesia, de modo que disponga de lo necesario para el culto, las obras de apostolado y caridad.

En la invitación y animación a participar de la colecta, monseñor Andrés Stanovnik la definió como “una forma de expresar el amor entre hermanos” y este año, se mantiene el lema de la edición anterior: “Hagan todo lo que él les diga”.

Invitación a ser hermanos

El Arzobispo cada año anima a los fieles de la diócesis a ser generosos con la colecta Ñemuasâi. Habla en esta oportunidad de sentirnos hermanos que, como en toda familia, comparten el amor que cuida. Por eso, el fin de semana del 7 y 8 de agosto, vamos a tener la oportunidad de expresar ese amor por medio de la Colecta Ñemuasâi.

María, la Virgen, le dijo a los servidores de la fiesta de bodas, “hagan lo que él les diga”, hagan lo que Jesús les diga. Ella se dirige hoy a nosotros, a cada uno de nosotros sus hijos y sus hijas, para darnos la oportunidad de que nuestro corazón desborde de generosidad y siempre alegría que nace cuando los hermanos  comparten lo que son y lo que tienen.

Ñemuasâi es una hermosa palabra del idioma guaraní que significa extender, expandir, sembrar la semilla como lo hace el sembrador. Es decir, abrir espacios para más vida para todos, y eso sucede cuando nos damos, nos extendemos y compartimos.

Es una palabra que invita a la esperanza de vida que llevan las semillas esparcidas en la tierra.

Al colocarle este nombre a la colecta diocesana, se pensó en esparcir la semilla del compartir en el corazón de los fieles, esperando una respuesta generosa, que corresponda a los dones y talentos que Dios esparce en sus fieles para que redunde luego en bien de todos.

Propuesta del 1%

“Que cada uno dé conforme a lo que ha resuelto en su corazón, no de mala gana o por la fuerza, porque Dios ama al que da con alegría”  (2 Cor 9,7). En este sentido, teniendo en cuenta las posibilidades de cada uno y las necesidades de los demás, uno descubre su propia medida de dar, viendo lo que Dios le ha dado y lo que le pide a cada uno.

Lo que se dé en la colecta se debe tener preparado para ofrecérselo a Dios. La magnitud del don tiene que contemplar, por una parte la propia posibilidad, y por otra, la necesidad del que recibe. Esta contemplación es la base de la solidaridad y de la comunión. Debe ser consciente, porque tiene que ser el fruto de un compromiso interior; y proporcionada, ya que la medida de la ofrenda está dada por las posibilidades y la conciencia de cada uno. Solamente uno mismo puede saber lo que tiene y lo que puede dar. Y en la medida de lo posible, debe ser constante; ya que los beneficios que la  Iglesia nos ofrece   (sacramentos, caridad, catequesis…) también lo son, al igual que sus necesidades. 

En el caso de la Colecta Ñemuasâi, la propuesta es sugerirles a todos los fieles que deseen hacer un compromiso serio y responsable, que piensen en la posibilidad de realizar  un criterio concreto de aporte. Se propone donar el 1% de los ingresos mensuales, como expresión de comunión y solidaridad con la obra evangelizadora de la Iglesia, por única vez en el año.

Invitamos a las familias de nuestra comunidad a participar. Podrán hacerlo a través de medios virtuales, o bien, acercándose a las parroquias de sus barrios.

DOCUMENTOS RELACIONADOS

JARDÍN DE INFANTES EL PATITO FEO
Tel: +54 379 4427300 Cel: 3794 68 0464- República del Líbano 256 - CP 3400 - Corrientes, R.A.
estudio complot